Tallarines con verduras

Hoy os traigo una deliciosa manera de preparar pasta, si, pasta, muchos dicen que no se puede comer pasta en un programa de control de peso, y eso no es del todo cierto.

Podemos comer pasta sin ningún tipo de problema, eso sí, vamos a intentar que sea sólo una vez por semana, y evitar salsas calóricas que suelen ser el problema de muchas recetas de este tipo, la que vamos a cocinar hoy es saludable y sin exceso de calorías.

Ingredientes para 3 personas:

1 paquete de tallarines frescos.

1 calabacín

2 zanahorias grandes

1 pimiento verde

8 champiñones

3 filetes de pechuga de pollo

Aceite, sal y pimienta negra

 

Tiempo de preparación: 40 min             Dificultad 2/10

El primer paso es pelar las zanahorias y cortarlas a juliana, vamos a intentar que las tiras que nos queden cortadas sean de entre 9 y 10 cm de largo.

La zanahoria es un alimento muy interesante para el aparato digestivo, al tener un alto contenido en fibra, nos puede ayudar a controlar el estreñimiento y además para las personas que padecen de acidez de estomago o gastritis les puede aliviar gracias a la gran cantidad de salen minerales que contiene.

 

 

 

 

 

 

A continuación, lavamos el calabacín y lo cortamos sin pelar a tiras igual que la zanahoria. El calabacín es fantástico en dietas de control de peso, ya que tiene muy pocas calorías, además de tener un alto contenido en fibra.

Cogemos el pimiento, lo lavamos, le quitamos las pepitas y los cortamos también a tiras.

Una vez todo cortado, cogemos una sartén con una pizca de aceite de oliva, le ponemos la zanahoria, el calabacín y el pimiento, y lo dejamos a fuego y poniéndole una tapa a la sartén.

A la vez, podemos coger un cazo y poner a hervir los tallarines. Tener en cuenta que la pasta fresca se cuece muy rápido, suelen ser entre 2 y 4 minutos, así que en cuanto esté lista la escurriremos y enfriaremos con agua fría del grifo.

Cogemos los champiñones, los lavamos y los cortamos. Y cuando ya lleven las demás verduras unos 10 minutos en la sartén, añadimos los champiñones.

Mientras se va cocinando todo esto, cogemos el pollo y lo cortamos a tiras. El pollo nos aportará proteínas a cambio de muy poca grasa.

Una vez cortado el pollo, lo salamos y le ponemos una pizca de pimienta negra. La pimienta que sea siempre recién molida, si soléis comprarla en polvo, os recomiendo comprarla en grano y con un pimentero de molinillo, ya que la diferencia en cuanto a aroma y sabor es muy grande, y no aporta trabajo extra.

Unos 10 minutos después de haber añadido los champiñones, le añadimos el pollo, y lo dejamos hasta que veamos que ya está todo bien cocinado, serán entre 5 y 10 minutos.

Ya, por último, añadimos los tallarines a la sartén, y lo mezclamos todo, dejamos un par de minutos y ya podremos emplatar.

Espero que os guste esté plato tanto como a mí, y lo disfrutéis como se merece.

 

¡Haz clic para puntuar esta entrada!
(Votos: 22 Promedio: 4.5)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*